domingo, 14 de septiembre de 2014

Recogiendo la cosecha de frambuesas o mejor dicho manzanas



Desde hace como un mes estoy esperando la oportunidad de recoger frambuesas. El primer intento fallido se dio cuando el carro de mi amiga Carolina se daño y nos tocó devolvernos. El segundo se dio cuando mis tíos no pudieron ir. Por fin este fin de semana decidimos ir a Larriland farm. El día estuvo hermosamente lluvioso y disfrutamos de una tarde acogedora y divertida. Al llegar a la granja decidimos recoger unas dulces manzanas.


Luego pasamos al cultivo de frambuesas. Los empleados nos advirtieron que no habían muchas pero nos arriesgamos y fuimos de todas formas. Encontramos unas cuantas frambuesas las cuales nos comimos en el instante. Estaban deliciosas, dulces y suave pero no pudimos traer ni una a casa. Tal vez la cuarta sea la vencida esta vez.


Después de no poder saciar mi antojo, fuimos al cultivo de repollo, a saciar el antojo de mi esposito. Estaba lleno de repollos grandisimos. Mi esposo corto el repollo de la planta y cogimos un repollo mediano y saludable el cual nos comeremos con unos perritos colombianos.


Pero la aventura no acaba ahí, recuerdan que les comente que el día estaba lluvioso, pues también estaba un poco frío y nos dieron unas ganas inmensas de comer carne de res. Así que nos dimos la tarea de encontrar un lugar donde cumplir nuestro deseo y encontramos un lugar pequeño llamado Town grill. Mi esposito se comió una hamburguesa y yo un emparedado de brisket ( una carne a la parrilla). Los dos estuvieron como para chuparse los dedos. Esta aventura es digna de repetir !

No hay comentarios.:

Publicar un comentario